CARPIO ABOGADOS Y ASOCIADOS
EMPRESARIAL
Menu
A+ A A-

ORGANIZACIÓN DEL PODER JUDICIAL

 

ORGANIZACIÓN DEL PODER JUDICIAL

Poder Judicial.

Reserva de ley orgánica

PRESIDENCIA Y SALA PLENA DE LA CORTE SUPREMA

Sala Plena de la Corte Suprema.

Improcedencia de impugnación de acuerdos

PRESUPUESTO DEL PODER JUDICIAL

Como garantía de independencia

Límites

Necesidad de propuesta acorde con la realidad de la caja fiscal y de política judicial

Necesidad de una ley que fije mecanismos de coordinación entre poderes del Estado

INCOMPATIBILIDADES Y GARANTÍAS DEL EJERCICIO DE LA FUNCIÓN JURISDICCIONAL DE LOS JUECES

Exclusividad de la función judicial.

Exclusividad negativa de la jurisdicción ordinaria

Exclusividad de la función judicial.

Exclusividad negativa de la jurisdicción militar

Noción

Verdad y libertad como fundamentos

Ámbitos

Independencia interna

Independencia externa

Como garantía de la salvaguarda y realización del valor del ordenamiento en su conjunto

Independencia externa en los procesos de ratificación de magistrados

Inamovilidad de los magistrados en sus cargos.

Como garantía para los administrados

Como garantía de imparcialidad y permanencia en el servicio judicial

Como garantía para los jueces militares

Violación de inamovilidad de jueces militares

Movilidad de jueces militares en estado de emergencia

Permanencia de los magistrados en el servicio.

Como derecho constitucional

Límite interno

Estabilidad absoluta

REQUISITOS PARA SER MAGISTRADO DE LA CORTE SUPREMA

Rol trascendente de la experiencia en el ejercicio de la función jurisdiccional

Vinculación de la experiencia y debida preparación con la idoneidad judicial

EJERCICIO DE LA FUNCIÓN JURISDICCIONAL POR LAS COMUNIDADES CAMPESINAS Y NATIVAS

Reconocimiento constitucional

No vulneración del principio de igualdad ante la ley

 

ORGANIZACIÓN DEL PODER JUDICIAL

Poder Judicial.

Reserva de ley orgánica

Además del artículo 106 de la Constitución, la Norma Suprema establece expresamente la reserva de ley orgánica en los siguientes artículos: (...)

• Poderes del Estado

Órganos jurisdiccionales del Poder Judicial (artículo 143 de la Constitución).

 

Corresponde a ella Ley orgánica del Poder Judicial estructurar la organización de dicho poder del Estado, en concordancia con lo dispuesto por la última parte del artículo 143 de la Constitución.

 

 PRESIDENCIA Y SALA PLENA DE LA CORTE SUPREMA

Sala Plena de la Corte Suprema.

Improcedencia de impugnación de acuerdos

Tratándose el acto impugnado de un acuerdo expedido por un órgano no sometido a subordinación jerárquica como la Sala Plena de la Corte Suprema de Justicia de la República, no procedía la interposición de recurso de apelación.

 

 PRESUPUESTO DEL PODER JUDICIAL

Como garantía de independencia

Cuando el artículo 145 de la Constitución dispone que el Poder Judicial presenta su proyecto de presupuesto al Poder Ejecutivo y lo sustenta ante el Congreso, la Constitución está habilitando al Poder Judicial para que participe en el proceso presupuestario presentando su proyecto de presupuesto al Poder Ejecutivo sin que este último lo modifique, para su integración al proyecto general de presupuesto y posterior sustentación ante el Congreso de la República, puesto que, dada su condición de Poder del Estado y atendiendo a las funciones que debe cumplir y al lugar que ocupa en la configuración de nuestro sistema democrático, le corresponde, al igual que el Poder Ejecutivo, sustentar directamente su presupuesto ante el Congreso de la República para su aprobación o modificación, dentro de los límites que la propia Constitución impone, ya que esta competencia es garantía de su independencia; de no ser así, tal garantía se convertiría en ilusoria.

 

Límites

No solo los Poderes Legislativo y Ejecutivo están vinculados por estas limitaciones contenidas en los artículos 77, 78 y 79 de la Constitución Política, sino también el Poder Judicial, al momento de formular su proyecto de presupuesto. El cumplimiento de las normas constitucionales delimitan los parámetros y los principios constitucionales prespuestarios con los cuales se debe elaborar el proyecto y la Ley de Presupuesto también vinculan al Poder Judicial, el cual, con base en el principio de colaboración de poderes, deberá formular su proyecto en coordinación con el Poder Ejecutivo, a fin de determinar los montos fijados a partir de los límites y principios impuestos por la Constitución, y garantizando la competencia que le reconoce el artículo 145 de la Constitución.

 

Necesidad de propuesta acorde con la realidad de la caja fiscal y de política judicial

Es responsabilidad inexcusable del Poder Judicial plantear una propuesta de asignación de recursos económicos acorde con la realidad de la caja fiscal y con las posibilidades reales de una ejecución eficiente y eficaz. Asimismo, es indispensable que dicho Poder del Estado cuente con una política judicial que sirva de marco para la toma de decisiones por parte del Legislativo, en lo que se refiere a la asignación de recursos presupuestales. Es necesario advertir que, a pesar de habérsele asignado al Poder Judicial, en el pasado, importantes recursos para la reforma del sistema de administración de justicia, a la fecha dicho proceso es percibido objetivamente por la ciudadanía como notoriamente deficiente.

 

Necesidad de una ley que fije mecanismos de coordinación entre poderes del Estado

Para el adecuado ejercicio de la competencia que el artículo 145 de la Constitución le reconoce al Poder Judicial, es necesaria una ley mediante la cual se establezcan los mecanismos especiales de coordinación entre el Poder Ejecutivo y el Poder Judicial, en lo relativo a la elaboración del presupuesto de este último con respecto a lo previsto en el artículo 145 de la Constitución, concordante con el principio de equilibrio financiero previsto en el artículo 78 del mismo cuerpo legal.

 

INCOMPATIBILIDADES Y GARANTÍAS DEL EJERCICIO DE LA FUNCIÓN JURISDICCIONAL DE LOS JUECES

Exclusividad de la función judicial.

Exclusividad negativa de la jurisdicción ordinaria

La exclusividad judicial en su vertiente negativa se encuentra prevista en el artículo 146, primer y segundo párrafos, de la Constitución, según la cual los jueces no pueden desempeñar otra función que no sea la jurisdiccional, salvo la docencia universitaria. En efecto, en el desarrollo de la función jurisdiccional los jueces solo pueden realizar esta función, no pudiendo laborar en ninguna otra actividad ya sea para el Estado o para particulares, es decir, que un juez, a la vez que administra justicia, no puede desempeñar otros empleos o cargos retribuidos por la administración pública o por entidades particulares. Esta vertiente del principio de exclusividad de la función jurisdiccional se encuentra directamente relacionada con el principio de imparcialidad de la función jurisdiccional, pues tiene la finalidad de evitar que el juez se parcialice en defensa del interés de una determinada entidad pública o privada.

 

Exclusividad de la función judicial.

Exclusividad negativa de la jurisdicción militar

En el caso de la jurisdicción especializada en lo militar, el principio de exclusividad de la función jurisdiccional implica, en su vertiente negativa, que los jueces militares no puedan desempeñar ninguna otra función que no sea la jurisdiccional para el conocimiento de materias como los delitos de la función exclusivamente castrense, salvo la docencia universitaria, es decir, no podrán desempeñar ninguna función de carácter administrativo militar o de mando castrense, entre otras.

 

Independencia de los magistrados.

Noción

Según la doctrina constitucional, el concepto de independencia se ha caracterizado por ser uno l, relativo e instrumental, ya que la concreción jurídica de los factores o elementos a los que el juez, en el ejercicio de la función judicial, no puede someterse, tiene por objeto lograr que su actuación sea imparcial y con plena sujeción a la ley.

 

Verdad y libertad como fundamentos

La  constitucional contempla que la independencia judicial no aparece ni puede ser definida claramente por la Constitución, por integrar un complejo estatuto jurídico del personal jurisdiccional y un conjunto de garantías del juez frente a las partes, la sociedad, el autogobierno y los demás poderes del Estado.

Ante tal dificultad, se puede afirmar que sus fundamentos son los mismos que legitiman la jurisdicción: verdad y libertad; razón por la cual ella debe estar asegurada tanto para la magistratura, como organización desligada de condicionamientos externos, como para el magistrado en calidad de individuo frente a las jerarquías internas de la propia organización, representando un contenido de soberanía.

 

Ámbitos

Por (...) independencia debe entenderse (...) la ausencia de mecanismos de interferencia, tanto internos como externos, en el ejercicio de la función jurisdiccional (...).

Por un lado se expresa como independencia frente a las partes del proceso y a los intereses de las mismas; y, por otro, como independencia respecto de los otros poderes constitucionales (...).

 

Independencia interna

La independencia interna hace alusión a la organización jerarquizada de la judicatura, impidiendo que dicha estructura permita que algún magistrado de los niveles superiores pretenda influenciar o ponga en peligro la imparcialidad de los jueces de los niveles inferiores.

 

Independencia externa

La independencia externa (...) supone una garantía política que si bien alcanza al juez como funcionario individual, tiene mayores implicancias en cuanto a la corporación judicial, entendida como Poder Judicial. (...)

 

Como componente lógico del principio de separación y ponderación entre instituciones constitucionales

La independencia judicial fue adquirida en el moderno Estado de Derecho y disfruta de un origen en clave liberal, como componente lógico del principio de separación y ponderación entre las instituciones constitucionales.

 

Como garantía de la salvaguarda y realización del valor del ordenamiento en su conjunto

La independencia judicial se presenta como una exigencia política del Estado constitucional, componente esencial de la noción de Estado de Derecho y principio estructural. En tal sentido, y también por ser considerada una garantía, se exhibe como un conjunto de mecanismos jurídicos tendentes a la salvaguardia y realización del valor del ordenamiento en su conjunto y, por tal virtud, aparece como un precepto instrumental según el cual los jueces no están sujetos en el ejercicio de su cargo a órdenes o instrucciones, ni tampoco pendientes de si sus sentencias agradan o no desde que le está encomendada la función de tutela de la normatividad del Estado, que está sometida al sistema jurídico.

 

En el Estado social y democrático de derecho, la independencia judicial no es solo un principio de organización política, sino una garantía fundamental sobre la que se asienta el servicio público de justicia con imparcialidad.

 

Independencia externa en los procesos de ratificación de magistrados

Es la independencia en su dimensión externa la que se vería seriamente comprometida si es que el Consejo Nacional de la Magistratura, en los procesos de ratificación, actúa sin ningún mecanismo que haga razonable sus decisiones, sobre todo cuando estas decisiones están referidas al apartamiento del cargo de un magistrado. Esto ocurre, desde luego, con la misma incidencia, no solo para el caso del Poder Judicial, sino también en el caso de los miembros del Ministerio Público, a quienes el artículo 158 de la Constitución igualmente les garantiza autonomía e independencia.

 

Inamovilidad de los magistrados en sus cargos.

Como garantía para los administrados

La garantía de la inamovilidad de los jueces durante su mandato no solo determina el estatus jurídico de los jueces, sino que debe entenderse, a su vez, como una garantía de justicia para el administrado, indispensable para reforzar la independencia judicial en un Estado Democrático.

 

Como garantía de imparcialidad y permanencia en el servicio judicial

Con (...) la inamovilidad de los magistrados en sus cargos se busca la estabilidad del juez en el cargo y que la carrera judicial esté exenta de cualquier influencia política, conservando la debida especialidad y conocimiento que amerita el cargo, finalidad que no podría verificarse con las separaciones o traslados no justificados ni establecidos en norma alguna, y mucho más cuando provengan de un órgano distinto, como el Poder Ejecutivo. Por ello no cabe aceptar la existencia de garantías “temporales” de inamovilidad, pues para preservar la real vigencia de la independencia judicial, a la cual se vincula, es necesario que se trate de una garantía permanente.

Además, debe considerarse que ejercer un puesto de manera interina acarrea la inseguridad jurídica y la inestabilidad profesional, afectando el correcto desempeño de las labores encomendadas.

 

Aspectos

Respecto a la inamovilidad de los magistrados en sus cargos importa tomar en cuenta dos aspectos:

a)     Prohibición de separación de la carrera judicial, salvo proceso sancionatorio y/o sometimiento a la ratificación judicial.

b)     Prohibición de traslados forzosos de un puesto judicial a otro.

 

Como garantía para los jueces militares

A efectos de tutelar la independencia e imparcialidad de los jueces militares y evitar que puedan ser sometidos a algún tipo de presión o interferencia en el ejercicio de la función jurisdiccional, a ellos se les debe garantizar la inamovilidad en sus cargos.

 

Violación de inamovilidad de jueces militares

Esta garantía inamovilidad de los magistrados en su cargo es constantemente invocada en el ámbito de la jurisdicción militar, dado que la realidad militar no permite su eficaz cumplimiento, pues, por la propia naturaleza de las funciones de los miembros del servicio activo –que hacen a la vez de jueces–, resultan susceptibles de rotación, y no necesariamente para seguir desempeñando las mismas funciones jurisdiccionales.

 

Movilidad de jueces militares en estado de emergencia

Si bien la declaratoria de un Estado de Emergencia puede plantear que, excepcionalmente, una autoridad judicial militar pueda trasladarse a un punto geográfico que se encuentre dentro de su circunscripción respectiva y que tal declaratoria de emergencia implique a su vez una petición por parte del Poder Ejecutivo a la Sala Suprema Penal Militar Policial de la Corte Suprema de Justicia de la República, para que se realice tal traslado (solicitud que debe ser atendida con la celeridad y urgencia del caso), ello no autoriza a que disposiciones como las aquí cuestionadas permitan que “todos” los órganos de la jurisdicción militar puedan trasladarse, reducirse o suprimirse, conforme a los requerimientos de las Fuerzas Armadas o la Policía Nacional.

 

Permanencia de los magistrados en el servicio.

Como derecho constitucional

El precepto constitucional artículo 146, inciso 3 reconoce un derecho a todos aquellos quienes tienen la condición de jueces y miembros del Ministerio Público. Se trata del derecho de permanecer en el servicio (judicial) mientras observen conducta e idoneidad propia de la función.

 

Límite interno

El límite de carácter interno a la permanencia de los magistrados en sus cargos, (…) se traduce en el derecho de permanecer en el servicio entre tanto se observe conducta e idoneidad propia o acorde con la investidura de la función que se ejerce.

 

Estabilidad absoluta

La imposibilidad de la separación inmotivada de la carrera judicial aparece como uno de los aspectos primordiales y cardinales de la inamovilidad de los jueces, y esta como una consecuencia lógica de la independencia judicial. En ese sentido, la inamovilidad debería, en principio, tener carácter absoluto, en virtud de que no se refiere solo a la carrera y a la categoría, sino que incluye el concreto puesto de trabajo, además de que no tiene duración temporal, siendo permanente hasta la jubilación forzosa por edad. Sin estabilidad en la función, el juez no tendría seguridad para ejercer su cometido de modo imparcial, pues inamovilidad significa que nombrado o designado un juez o magistrado conforme a su estatuto legal, y de acuerdo a la estabilidad laboral absoluta obtenida gracias a su nombramiento, no puede ser removido del cargo sino en virtud de causas razonables, tasadas o limitadas, y previamente determinadas. Por tanto, a través de esta estabilidad se garantiza su permanencia en el servicio judicial mientras observe la conducta e idoneidad propias de su función (...).

Para que las separaciones, ya sea a través de procedimientos de sanción o, como en el caso que nos ocupa, a través de procesos de ratificación, no resulten lesivos a este principio fundamental, deben realizarse teniendo en cuenta que la finalidad última a la que sirven está directamente relacionada con el fortalecimiento de la institución de la independencia judicial y la necesidad de contar con una magistratura responsable, honesta, calificada y con una clara y contrastable vocación a favor de los valores de un Estado Constitucional. En consecuencia, resultará disfuncional a tales propósitos el hecho de que en los procesos de ratificación, so pretexto de estar cumpliendo funciones discrecionales o exentas de control, se atente de modo flagrante la garantía de la independencia institucional del Poder Judicial retirando de sus cargos  a jueces honestos y comprometidos con la defensa de la Constitución y sus valores, sin dar cuenta ni a los propios magistrados no ratificados, y menos aún a la ciudadanía, las reales motivaciones de tales decisiones.

 

 REQUISITOS PARA SER MAGISTRADO DE LA CORTE SUPREMA

Rol trascendente de la experiencia en el ejercicio de la función jurisdiccional

La experiencia desempeña un rol trascendente en el adecuado ejercicio de la función jurisdiccional. Esto se infiere de la propia Constitución cuando establece, entre los requisitos para ser Vocal de la Corte Suprema, el de haber sido magistrado de la Corte Superior o Fiscal Superior durante diez años (artículo 147, inciso 4). De modo diferente, a postulantes que no son magistrados se exige un periodo mayor en sus respectivas actividades (ejercicio libre de la abogacía o cátedra universitaria): quince años. La ratio de esta distinción parecería indicar que el propio Constituyente ha valorado la experiencia judicial como un elemento de mayor valor respecto a la experiencia en el ejercicio libre o en la cátedra universitaria para la magistratura. Esta conclusión debe empero ser relativizada. Se trata de un especial requisito para la más alta instancia del ejercicio de la magistratura (Vocales y Fiscales Supremos) que, por tanto, no puede ser proyectada a magistrados de instancias menores. La ratio se circunscribe a explicar un requisito de esta específica instancia judicial, no extensiva, por tanto, al de la segunda instancia –Vocales y Fiscales Superiores–.

 

Vinculación de la experiencia y debida preparación con la idoneidad judicial

La experiencia judicial constituye un elemento que puede contribuir a la idoneidad judicial, pero se trata de un vínculo contingente. La idoneidad puede prescindir de experiencia judicial. La sola experiencia judicial no conduce necesariamente o, por definición, a la idoneidad. Por el contrario, el nexo no es contingente, sino totalmente exacto entre judicatura debidamente preparada e idoneidad judicial. Evidentemente, aun cuando una judicatura experimentada no es el único elemento que puede conducir a la realización de la idoneidad judicial, representa un medio que, entre otros, puede conducir al mismo. Por esto, puede concluirse afirmativamente en el sentido de que existe idoneidad entre el tratamiento diferenciado y el fin consistente en la consecución de la idoneidad judicial.

 

EJERCICIO DE LA FUNCIÓN JURISDICCIONAL POR LAS COMUNIDADES CAMPESINAS Y NATIVAS

Reconocimiento constitucional

Por error de técnica, si bien en el artículo 139 de la Constitución se señala que: “La potestad de administrar justicia emana del pueblo y se ejerce por el Poder Judicial a través de sus órganos jerárquicos con arreglo a la Constitución y a las leyes”, en puridad, como el propio texto fundamental lo reconoce, asistemática, pero expresamente, existen otras jurisdicciones especiales; a saber: (...) la de las Comunidades Campesinas y Nativas (artículo 149).

 

No vulneración del principio de igualdad ante la ley

El reconocimiento constitucional de fueros especiales, a saber, (...) de Comunidades Campesinas y Nativas (artículo 149), no vulnera el principio de igualdad ante la ley, previsto en el inciso 2 del artículo 2 de la Constitución; siempre que dichas jurisdicciones aseguren al justiciable todas las garantías vinculadas al debido proceso y a la tutela judicial efectiva.

 

 

Read more...
Subscribe to this RSS feed
Info for bonus Review bet365 here.

INICIO

CONSTITUCIONAL

CIVIL

PENAL

EMPRESARIAL

ADMINISTRATIVO